jueves, 27 de septiembre de 2012

El agradecimiento ( y VII)




Una de las claves de la hipnosis ericksoniana está en ser una técnica eficaz para generar estados positivos en las personas.

Agradecer es una emoción que no sólo te sirve para focalizarte en lo positivo, en el estado deseado, en vez de en el estado problema (en el “antídoto” en vez de en la “toxina”), sino que, además, de alguna manera, te sirve también como “puente al futuro”. Es como si te preparase para recibir más de eso que tanto te ha gustado.

Me explico con un ejemplo. Un día que cené en casa de mi madre, ésta me dio unas puntas de espárrago muy ricas y yo se las alabé mucho. Me contó que eran unos botes muy baratos, de tan solo un euro, que vendían en el supermercado Día de al lado de su casa. Yo los busqué en el Día de al lado de la mía pero allí no  los tenían y se lo dije. La siguiente vez que comí en su casa, me estaba esperando con dos botes de espárragos que, por supuesto, no me quiso cobrar. Se lo agradecí mucho. Estaban muy ricos. Le comenté las veces que los cené y lo que me gustaron. En la siguiente comida familiar, me esperaban tres botes más de espárragos. Y en la siguiente otros tantos … y así es cómo llegué a tener la despensa de mi casa llena de botes de espárragos… ;-)

El trance ericksoniano se conoce también por la denominación de “trance naturalista” porque uno de los grandes descubrimientos de Milton Erickson fué que todos los seres humanos entramos en trance varias veces al día, sin necesidad de tener un hipnotista delante. Todos entramos en auto-hipnosis. Sólo que a veces nos hacemos una auto-hipnosis negativa. Y lo que nos enseña el trabajo ericksonianao es cómo transitar de la auto-hipnosis negativa a la auto-hipnosis positiva…  ¿Y tú que prefieres? ¿Auto-hipnotizarte negativa o positivamente?




No hay comentarios:

Publicar un comentario